Posted by on Sep 25, 2018 in , , |

La herramienta más común en la producción alfarera es el torno. Sin embargo, las piezas de Calanda se realizaban a mano, mediante urdido. Esta técnica, de gran primitivismo, era practicada en el siglo XX en pocos lugares de España; en Teruel los centros más representativos eran Calanda y Foz.

El alfarero, con el barro ablandado realizaba una larga tira que iba enrollando sobre sí misma mientras daba al objeto la forma deseada mediante la paleta y el broquel, girando alrededor de la pieza y alisando las junturas con los dedos.

La mayor parte de las vasijas muestran una decoración pintada muy sencilla; se realizaba con óxido de manganeso una vez terminada la pieza, antes de someterla al proceso de cocción en el horno. Las de Calanda se hacían con un pincel muy ancho, que les confiere un aspecto tosco, y con el óxido muy diluido, por lo que eran frecuentes los escurridos.