Posted by on Sep 25, 2018 in , |

Naval, junto con Bandaliés, fue uno de los dos centros olleros más importantes de la provincia de Huesca. No son los mismos pueblos que realizaban cerámica de agua. Cada centro se especializaba en determinadas técnicas o tipos de vasijas.

Apenas hubo en Huesca localidades que hicieran cerámica de este tipo en los siglos XIX y XX. Por eso, el área de comercio de estos pueblos era muy amplia. Por ejemplo, Naval, que en 1940 tenía todavía 22 alfares en funcionamiento, abastecía a una gran parte del Pirineo y sus vasijas llegaban incluso hasta el sur de Francia. La cerámica, junto con la sal producida en las salinas de esta misma villa, era transportada hacia la montaña por arrieros, que intercambiaban sus productos por patatas, pieles o queso.